MGG / Últimas Críticas de juegos / Call of Duty: Black Ops Cold War /

Análisis con nota de Call of Duty: Black Ops Cold War - Lo mejor aún está por llegar...

Análisis con nota de Call of Duty: Black Ops Cold War - Lo mejor aún está por llegar...
0

Black Ops Cold War está visto para sentencia... De lanzamiento. Hemos jugado intensivamente a las tres partes de la ecuación: campaña, multijugador y cooperativo con zombis, y podemos dar un veredicto inicial para la nueva entrega de la serie de Activision.

Análisis con nota de Call of Duty: Black Ops Cold War - Lo mejor aún está por llegar...
82

Ha llegado el día en que Call of Duty: Black Ops Cold War está por fin a la venta. Al menos es así para los jugadores de PS4, Xbox One, Xbox Series y PC, ya que si quieres jugarlo en PS5, tocará esperar al lanzamiento del sistema en España el próximo 19 de noviembre.

Esta vez ha sido Treyarch quien ha llevado la voz cantante en la nueva entrega, y por ello se ha ceñido en buena medida a las líneas maestras que ellos mismos han ido marcando con su serie Black Ops. Es decir: una campaña cinematográfica y palomitera, pero con interesantes giros de guión, un modo multijugador de lo más intenso (que ya probamos bastante en la reciente beta del juego), y un modo cooperativo con zombies que pondrá a prueba tu habilidad, ingenio y resistencia ante incesantes oleadas de enemigos de ultratumba.

En una primera entrega de este análisis en progreso te vamos a hablar de sus opciones para un solo jugador, es decir, su campaña. Durante los próximos días seguiremos probando las opciones online más en profundidad para poder emitir un veredicto más profundo, pero de momento vamos a contaros lo que nos ha parecido su historia.

Así es su campaña cinematográfica y palomitera

Como no podía ser del otra forma, Treyarch ha configurado de nuevo una espectacular secuencia de misiones en la que hay espacio para casi todo lo que se pide a una entrega de Call of Duty. Hay momentos frenéticos, de sigilo, irrupciones a cámara lenta, momentos de tensión... Y algunas novedades para la serie, como diálogos con opciones que afectan al devenir del juego, misiones secundarias opcionales y una nueva forma de mostrar los secretos y tratar de favorecer la jugabilidad. Pero vayamos por partes, que quizás sea demasiada información de golpe.

Lo primero sería abordar la historia que nos cuenta, que nos traslada a la Guerra Fría, pero con los mismos protagonistas conocidos de la serie bajo el foco, es decir, Mason, Woods, Adler y Hudson. Hay sorpresas e incorporaciones, como el hecho de que el personaje que más tiempo controlamos sea personalizado por nosotros mismos (algo que es novedades en la serie), hasta el punto de permitirnos elegir su trasfondo y dos características físicas y psicológicas que lo hagan aún más nuestro (Más velocidad de apuntado, más cargadores, más daño... Así hasta 15 variantes distintas).

En cuanto a la narrativa en sí, no es nada especialmente original, sino el trajín que hemos visto mil y una veces en el cine de un grupo de buenos, muy buenos, que buscan a un espía que quiere hacer que el mundo entre en guerra. Sin embargo la ambientación ochentera, la variedad de escenarios y los giros made in Treyarch sirven para quitarnos de encima la cotidianeidad del argumento base y darle un poco más de interés a la mezcla. No nos ha acabado de gustar su conclusión (sobre todo la misión final), y tampoco se puede decir que los giros típicos de la serie Black Ops nos hayan pillado por sorpresa, pero es una historia bastante llevadera, y que no se alarga más de la cuenta. En total se trata de unas 6 horas de juego, que está en la línea de lo que se viene estilando en la franquicia, aunque con una rejugabilidad escasa.

Es cierto que se han implementado un par de cambios que deberían ayudar a que esto cambiara, como son los diálogos con selección de opciones, y consecuencias evidentes para el desarrollo de la aventura (por ejemplo podemos elegir ejecutar a un posible chivato, o fiarnos de su palabra). Sin embargo nos habría gustado alguna opción más, ya que tampoco hay demasiadas conversaciones. Otra novedad llega de la mano de unos mapas algo menos pasilleros, en la línea de lo visto en Black Ops 3, con secciones que nos permitirán enfocar la acción de distintas maneras. De nuevo la novedad se queda un poco en la superficie, y no cambia la cara de Black Ops Cold War tanto como nos gustaría.

Lo que sí que nos ha gustado y sorprendido son las misiones secundarias, que se desbloquean si encontramos una serie de pruebas en las misiones tradicionales primero, y después si resolvemos una suerte de rompecabezas en cada caso aplicando lo aprendido con las pruebas. Un giro interesante que, una vez más, se queda algo corto, ya que se trata tan solo de dos misiones, que además no son demasiado largas, ni novedosas en su desarrollo (un ve ahí y mata a 'este' de manual.

A esto se suman las recreativas que debemos encontrar a lo largo del juego, que nos permiten disfrutar de 10 clásicos de la época dorada de Atari, y un puñado de giros y guiños jugables interesantes. En resumidas cuentas, la sensación que nos queda con la campaña de Call of Duty: Black Ops Cold War es la de plantear buenas ideas, pero no atreverse a ir a tope con ellas, al ofrecer pocos diálogos, secretos escondidos en el mapa, niveles secundarios... Quizás haya sido algo de falta de tiempo para desarrollar mejor las ideas de Treyarch, lo que explicaría que los dos primeros niveles del juego sean los mejores del título, más variados y repletos de acción que muchos de los siguientes.

A esto hay que añadir un par de pecados más, como son el hecho de que la IA de los enemigos no es precisamente para tirar cohetes, y que además hemos sufrido varios errores de optimización al jugar a la campaña en Xbox Series X, con algún cuelgue, una misión secundaria que no nos han llegado a dar por cumplida a pesar de haberla realizado, fallos de sincronización... Nada especialmente grave, eso sí, pero sí que afea un poco el buen trabajo audiovisual de los equipos de Call of Duty.

Puede parecer que solo estamos mirando el lado negativo de la propuesta de Activision y sus estudios, con Treyarch a la cabeza, pero es que incluso a pesar de todas estas pegas que os hemos ido contando se trata de un buen juego. Divertido, intenso y frenético por momentos. Tiene momentos excelentes, como la infiltración en el cuartel general de la KGB, donde tenemos una libertad brutal, o el nivel de la 'Puerta Roja'. Es solo que esos destelllos de genialidad no son tan constantes como nos gustaría, de una manera parecida a lo que le pasa a las grandes novedades de la campaña. Es una pena, porque resulta una oportunidad algo desaprovechada, pero no podemos decir que la montaña rusa de Call of Duty: Black Ops Cold War no merezca la pena, o que no esté a la altura de algunas de las mejores pelis de acción y espías existentes.

Técnicamente brillante, pero...

Hemos jugado al juego que nos ocupa en Xbox Series X, y aquí todo funciona con una extraordinaria fluidez. Los efectos gráficos y de luces y sombras son constantes, y hay destellos extraordinario, como las caras de Woods o Mason, la calidad de la representación del agua o la extraordinaria ambientación en cada una de las variopintas localizaciones que recorreremos, que se mezclan con detalles menos estelares y pequeños fallos. De nuevo una sensación de quedarse a las puertas de algo realmente grande, pero en general se trata de un juego con buen aspecto y un rendimiento aceptable.

En cuanto al apartado sonoro, se mezlan canciones de la época en que se ambienta la aventura y melodías orquestadas... Y aunque estas últimas son muy buenas, echamos de menos algún momento que tire de los clásicos de los 80 para añadir una dosis extra de plasticidad a la acción. También hay un buen trabajo con algún pero en el doblaje, con actores haciendo un gran trabajo en general, pero también alguna nota desafinante. Pocas o ninguna queja que poner a los efectos de sonido, eso sí.

Un modo multijugador por evolucionar

Resulta un poco extraño dar un veredicto definitivo de un Call of Duty en el momento de lanzamiento a día de hoy. Con Modern Warfare, sobre todo gracias al lanzamiento de Warzone, hemos visto cómo un videojuego puede tener una evolución increíble, cambiando desde su jugabilidad y gunplay hasta el modo en el que aplica y mueve novedades entre su comunidad. Los primeros compases de vida del juego de Infinity Ward no fueron precisamente buenos, puesto que en esta misma casa, en su momento, os hablamos de los graves problemas por los que estaba atravesando su multijugador: pasos que se escuchaban más de la cuenta, bombas en buscar y destruir que se veían a través de paredes, problemas con el Silencio Mortal, etc. Había una buena lista de elementos a corregir, y la compañía, poco a poco, hizo su trabajo hasta convertir Modern Warfare en algo más que un simple Call of Duty más para la saga.

Fue a partir de su temporada 1 cuando empezaron a llegar los primeros cambios drásticos. Y, repetimos, también con la llegada del battle royale que ahora deberá unirse a la Guerra Fría para mantenerse actualizado con más y más novedades para los usuarios que hayan dado el salto a Call of Duty: Black Ops Cold War. Si ahora tuviésemos que hacer un análisis de Modern Warfare, os aseguramos que no tendría nada que ver con el que realizamos en el momento de lanzamiento. Sobre todo en su apartado multijugador, claro, puesto que la campaña o las Operaciones Especiales seguirán igual. Teniendo en cuenta que Black Ops Cold War, dentro de apenas un mes, va a tener mucho más contenido y va a ampliarse de forma bárbara, por no hablar de los cambios semanales que Treyarch va a implementar en el juego, es posible que ni hablemos del mismo juego. Pero, sin embargo, toca ceñirse al momento de llegada del título, y la verdad es que funciona, muy a nuestro pesar, a medio gas.

Call of Duty: Black Ops Cold War

Todos, o casi todos, teníamos la esperanza de que Treyarch brindase un Call of Duty tremendo este año. No porque Infinity Ward no sepa hacer buenas entregas, sino porque el estudio tiene muchísimo prestigio detrás debido a los Black Ops, que firman del primero al último. Siendo Black Ops Cold War una secuela de ese primer Black Ops que vimos en 2010, obviamente las expectativas estaban por las nubes. Pero parece que, esta vez, todavía queda mucho trabajo por delante para pulir el verdadero potencial de esta nueva obra protagonizada por Woods y compañía. Empezaremos por el multijugador y remataremos con los zombis, pero ir con un poco de orden.

El multijugador de Black Ops Cold War, hablando mal y pronto, está bastante incompleto y resulta un tanto inconsistente. Treyarch lo ha apostado todo a ocho mapas y los modos clásicos y tradicionales con un par de adiciones como son Control y Escolta VIP, que son las grandes novedades jugables. Si dejamos a un lado que Equipos de asalto: Bomba Sucia es una variación del modo Botín de Warzone en el que se cambia el dinero por uranio y los puntos de extracción por bombas a detonar, Black Ops Cold War es ahora mismo más de lo mismo pero con un lavado de cara un poco pasado por Battlefield para atraer a un público mayor. Y no nos malinterpretéis, porque somos plenamente conscientes de que aquí se viene a por ese más de lo mismo, pero sí que es cierto que las entregas han tenido un toque de originalidad que las ha diferenciado un poco del resto y ha generado ese gusanillo de ir jugando cada vez más. Pero Black Ops Cold War, ahora mismo, está lejos de eso.

Call of Duty: Black Ops Cold War

Es evidente que Treyarch tiene los ojos fijados en la gallina de los huevos de oro de Activision, Warzone, puesto que a partir del 10 de diciembre se conectará con el battle royale y empezarán los verdaderos cambios en ese free-to-play. Mientras tanto, el multijugador se ha descuidado más de lo que debería. Ya no solo por la escasez de mapas y modos, sino porque hasta se ha sacado el juego con problemas en la ayuda de apuntado de los que juegan en consola. Sí, también sabemos que los jugadores de PC consideran que eso no debería estar, pero jugar con unos joysticks sin prácticamente esa ayuda para apuntar, y con interacciones un tanto extrañas, resulta un poco frustante. Además, todos los Call of Duty, como ya os hemos comentado en más de una ocasión aquí, salen con armas chetadas y que están por encima de la media, que suelen ser las que se usan en competitivo o más a un nivel profesional. No obstante, en Black Ops Cold War ocurre algo que en otros títulos se difuminaba mejor: si no llevamos los accesorios adecuados equipados, estamos totalmente fuera de la partida.

En otras palabras, que si queremos entrar en el meta y tener opciones de hacer buenos resultados, hay que usar armas como la MP5, la M16, la XM4 o la AK-74u. Pero hay que usarlas, repetimos, con buenos accesorios equipados, porque de lo contrario no funcionan igual. Es cierto que eso lo hemos presenciado también en Modern Warfare y en Warzone, pero no con el descaro del juego de Treyarch.

Las animaciones, por otro lado, continúan sin ser demasiado convincentes. En Black Ops Cold War, el dropshot es totalmente inviable debido a que el juego intenta ser un tanto más realista, o un tanto más Battlefield, y el muñeco no se tumba y se levanta como lo haría en un Call of Duty cualquiera. Es decir, de forma falsa y rápida (estamos en un videojuego, tampoco queremos tanto realismo). Los saltos a través de ventanas u obstáculos, empero, sí que resultan de lo más falsos posibles, puesto que los personajes pueden escalar alturas absurdas de un simple salto y además lo hacen a una velocidad bastante acelerada. El deslizamiento es mucho más placentero que el de Modern Warfare y se ha mejorado, por lo que punto aquí para Treyarch.

Grosso modo, como veis, al multijugador todavía le queda bastante por pulir para convertirse de verdad en una buena entrega de Call of Duty. La base es buena, pero faltan muchos detalles por pulir, y hay problemas en prácticamente todas las áreas del apartado multijugador de Black Ops Cold War. Las armas no están equilibradas, los mapas ni son muchos, ni brillantes, el apuntado funciona de aquella manera, los modos de juego tampoco son demasiados u originales... Veremos cómo hace Treyarch evolucionar la fórmula de este juego.

Die Maschine, ¿el modo cooperativo con zombies definitivo?

Lo que sí nos ha sorprendido gratamente ha sido su modo zombis. Ahora, igual que en el multijugador, podemos ver la salud de los zombis y eso hace que Black Ops Cold War (en este apartado) tenga un toque más a lo Destiny, y eso nos ha parecido de lo más atractivo.

Die Maschine es ya un mapa que no queremos parar de jugar. Los zombis se sienten frescos, pero con todo lo que pudimos ver en los anteriores y con un toque de survival horror en determinadas áreas que nos ha maravillado. Da gusto ver que en este ámbito Treyarch sí se ha lucido y se ha sentido verdaderamente cómoda. Variedad de armas, personalización, mejora de ventajas, mejoras de campo y hasta mecánicas que parecen extraídas de Left 4 Dead con las que podemos terminar la partida y conseguir recompensas sin necesidad de quedarnos hasta el infinito huyendo de los no-muertos. Realmente, os recomendamos este modo por encima de cualquier cosa. Y ya con las novedades que va a tener en el futuro, con más modos y demás, esto va a ser una verdadera locura, estamos seguros de ello.

82

Teníamos unas expectativas muy altas respecto a esta entrega de Call of Duty, por el buen hacer de Treyarch, y lo cierto es que hemos quedado un pelín desencantados con dos de las tres partes de la ecuación. La campaña es buena, y hace cosas nuevas para la serie, pero también tiene agujeros en su propuesta. El multijugador se presenta desequilibrado y con errores de bulto, aunque su base siga siendo excelente. Finalmente los zombis son, una vez más, la parte que menos pegas tiene de la experiencia, y que además se ampliará en el futuro con más y más novedades. En resumidas cuentas, que estamos seguros que Treyarch y los equipos de desarrollo conseguirán que esta sea la mejor entrega de Call of Duty en mucho tiempo, pero todavía no están en ese punto.

Técnicamente está muy bien realizado.
Su campaña se atreve a hacer cosas nuevas para la serie.
Black Ops Cold War mejorará y crecerá en los próximos meses, y eso es la mejor noticia.
Die Maschine, lo mejor del juego.
El multijugador se queda corto y está desequilibrado.
La campaña es corta y poco rejugable.
Tener que esperar un mes a que el juego 'empiece' de verdad.

La ficha completa:

  • Título: Call of Duty: Black Ops Cold War
  • Desarrolla: Treyarch, Raven Software...
  • Distribuye: Activision
  • Fecha de lanzamiento: 13 de noviembre de 2020
  • Precio: 59.99€ (PC) 69.99€ (PS4 y One) y 74.99 (PS5 y Xbox Series)
0

Noticias

Minuto a minuto

20:06 Warzone y Cold War: ¡Hay fecha para la Temporada 3 Reloaded, y primer vistazo a RAMBO!
11:17 Black Ops Cold War: Parche del 6 de mayo con nuevas listas de partidas y la llegada del CARV.2
19:37 Warzone Cold War: Cómo desbloquear el CARV.2, el nuevo rifle de ráfagas de la Temporada 3
12:49 Call of Duty 2021: Fecha de lanzamiento, temática, integración en Warzone y todo lo que sabemos
19:18 Warzone y Black Ops Cold War: ¡Ya llega el rifle CARV.2, gratis, y montones de listas de partidas!
12:00 Sí que habrá Call of Duty en 2021, y estará desarrollado por Sledgehammer para PS5 y Xbox Series
12:30 Warzone: Cómo conseguir el paquete de combate gratis de la Temporada 3 con PS Plus
18:33 Black Ops Cold War: Cómo conseguir la Ronald Raygun en el modo Brote de zombis
17:11 Black Ops Cold War: La mejor clase de la PPSH-41 para el multijugador, el subfusil de la temporada 3
12:40 Call of Duty 2021 se retrasaría y no llegaría este año. ¿Más contenido para MW y Cold War?

Artículos

recomendados

Warzone: Cuándo termina la Temporada 3 y empieza la Temporada 4, fecha y hora
Warzone Temporada 3: Pase de batalla y todas sus recompensas al detalle
Black Ops Cold War: Cómo conseguir la Ronald Raygun en el modo Brote de zombis

Guías

por descubrir

Warzone Cold War: Cómo desbloquear al Capitán Price '84, el personaje mítico de la saga
Warzone: La mejor clase y accesorios, hasta ahora, del subfusil PPSH-41
Warzone Cold War: Cómo desbloquear el CARV.2, el nuevo rifle de ráfagas de la Temporada 3